viernes, 29 de abril de 2016

#95. El sueño de hierro. Reseña de Ursula Le Guin

No hace muchos años, o eso parece a mi edad, se reeditó en España El sueño de hierro de Norman Spinrad (1972). Esta novela es conocida por tener como autor implícito a un Adolf Hitler que, en un universo paralelo, se ha visto obligado a emigrar a los Estados Unidos y ganarse la vida primero como ilustrador y luego como escritor de ciencia-ficción. La ficción imaginada por el Hitler alternativo combina inquietantemente una alegoría del ascenso del nazismo con lugares comunes, iconografía y mecanismos argumentales de la literatura de CF y fantasía. Y lo inquietante, lo problemático, es que no se distingue dónde acaba lo uno y empieza lo otro.

En el momento de su publicación, doña Ursula escribió la siguiente reseña.


Ursula K. Le Guin (1973). On Norman Spinrad's "The Iron Dream". Science Fiction Studies 1, 41-44.


Años después, es igualmente conocido, Spinrad volvió al tema en el siguiente texto publicado en Asimov's en 1988 y que también ha aparecido varias veces en español.


Norman Spinrad (2009). El Emperador de todas las cosas. Tauzero.org, 6 de enero de 2009.


Y, por seguir leyendo, otro comentario sobre El sueño de hierro y El emperador de todas las cosas es el siguiente.


David Forbes (2014). The Iron Dream: Why "Hitler's" 1970s sci-fi novel still matters. The Airship, 5 de junio de 2014.

martes, 26 de abril de 2016

Some comments on the 2016 Hugo nominations

De nuevo, el que tenga la suerte de no perder el tiempo con esto no se enterará de la cosa.


A ver si puedo retomar el blog cuando acaben las clases.




I'll admit to following the Hugo thing with some attention. It's like reality TV in that it's a self-embarrassing waste of time, but with a sort of fannish twist. Like reality fighting-over-award-rockets.

This year's Hugo nominations were announced a few hours ago. Many people will cover the facts in the next hours, and probably will check their numbers before doing so.


1 No awarders

No awarders face a very unstimulating ballot filling experience, as they will only have a choice in three categories (I'll count the Campbell as another category even if not a Hugo blah blah talking talking). These are Editor Long Form, Editor Short Form, and Fan Artist.

Nine categories are entirely made of RP or SP listees, and other four and the Campbell have only one person neither in the RP nor in the SP lists.

If people tended to their own arguments on how it was a moral imperative to no-award RP and SP listees, 14 categories would already be decided by now, including, may I say, all those that have the slightest importance. How is it that I imagine we will soon be instructed how the moral imperative was another all along and we have always been at war with Eastasia. Sigh.


2 Rabid Puppies

RP2 has 63 out of their 81 candidates in the list. That means 63 of the 85 possible slots.

They have conquered 6 categories. Vox Day included popular works in some categories, which are not these.

It seems safe to say no award will be given in those six categories, which is already a victory for Day even if most are not `important' (Short Story, though, specially after being no-awarded last year). Due to his mixed attack, he may be able to claim further victories by having award winners in the non-burnt categories were he planted popular works.

Even further victories may be claimed by being decisive in non-RP nominees being awarded (like Best Novel last year).

Apart from all that, Vox Day succeded in getting these works into the ballot:

SJWs Always Lie: Its being no-awarded will be free publicity and free social capital points for Vox Day beyond the SF sphere. It will also make an interesting chapter in SJWs Always Double Down. Maybe Chapter 5.

Space Butt Raptor Invasion: Oh that must be hurting.

My Little Pony Anti-SJW-Communist-Whatever Parable: I guess we can't expect a maraud of bronies breaking in in sufficient numbers to prevent this from being no-awarded, but wouldn't it be funny. It's possible though that enough of them stay for next year's nomination.

Daniel Ennes's and Moyra Greyland's pieces: This will be truly destructive whatever happens, specially a media shitstorm is likely to ensue if they are no-awarded. The least-damage solution is to have Greyland win; we can therefore bet safely that Fans, CHORFs, or whatever you call them will see that it doesn't happen.

It's very improbable that the disturbing File 770 discussions of Ennes's multi-part piece haven't already been archived and quote-mined.

It looks likely that Vox Day will succeed in bringing in new people to be abused and therefore join his ranks.


3 Sad Puppies

The SP4 longlist got 38 nomination slots. If one only considers the Top 5, which makes no sense, 32 out of 76 names there got nominated.

If one groups the RP and SP listees, which equally makes no sense, only 13 out of all 85 nominees are out of both lists. That seems to mean that 34 nominees are only RP, 9 only SP, and 29 are RP+SP.

However, since 10 candidates were listed in most SP4 categories, that overlap is not indicative of anything. It's clear that some taste overlap exists, and that some RP sympathisers proposed nominations for the SP list (as is evidenced by the presence of Space Butt and My Little Pony therein).

SP delivered what was promised, and should be considered a successful albeit numerically irrelevant campaign. The high nomination turnout (roughly twice last year's) is a big win for SP, although obviously the merit remains with RP1 much more than SP4. Remember the SP position is that if big numbers of people are brought in, they will obviously have the same tastes as them.


4 SJWs

SJWs have been shunned out of the nominations but, like past year, have the advantage of having clear nominees to focus on.


5 Alastair Reynolds

It looks plausible that Reynolds will renounce his nomination, doesn't it? At least he'll receive a number of emails explaining how his doing so might potentially `save' the category by jumpstarting a non-RP nominee.

Of course, other people will be playing the virtue signalling card as well, possibly more than last year.

lunes, 5 de octubre de 2015

#94. La guerra interminable. Entrevista con Joe Haldeman

Aparecía hace unos días un híbrido de reseña con entrevista en la que Haldeman dice cosas interesantes como que La guerra interminable no es un respuesta a Tropas del espacio y que su editor le dijo que habría rechazado la novela si no hubiera tenido un final feliz. (En todo caso es un final muy falso y difícil de tomar en serio.)


Brian Merchant (2015). The author of our best SF military novel explains the future of war. Motherboard, 18 de septiembre de 2015.

lunes, 28 de septiembre de 2015

#93. Ancillary justice. Reseña de Max Viking

Aunque ya había hecho una entrada con reseñas de Ancillary justice -antes de que se pusiera a ganar premios y no parase- es interesante leer una reseña que va en la dirección contraria: que no solo no merecía tantos premios sino que ni siquiera es una buena novela. Es una reseña larga, argumentada, y escrita por un novelista, que tampoco quiere decir que tenga razón.


Max Florschutz (2015). Ancillary Justice – “Being literary” is not a free pass for being poor. Unusual things, 25 de julio de 2015.

I saw Ancillary being brought up by critics of the Hugo Awards during this last year as a criticism that indeed something was wrong with the awards. This only made me want to read Ancillary more, and with the amount of awards it had won, I figured that whatever criticisms were being leveled at it were probably blown out of proportion. 
I was wrong. After picking up my copy from the library and spending the next few weeks reading through it, I’m astounded that this was given any awards at all. Ancillary Justice is plagued with problems, many of them so up front and egregious that any halfway competent editor should have caught them immediately.

domingo, 20 de septiembre de 2015

#92. Clones. Artículo de Jimena Escudero

A lo mejor esta entrada le llegó ya incompleta a alguien en su lector porque apreté donde no debía.

En este artículo, Jimena Escudero repasa recientes series y películas sobre clones. La verdad es que debe de estar bien que tu trabajo de investigación sea ver la tele y escribir las ideas que se te ocurren. Jimena es de mi universidad, leyó su tesis en 2013 y empecé a hacerle una entrevista que al final quedó en nada por culpa de un perfeccionismo malsano compartido. Los dos teníamos muy claro lo que queríamos y que nos iba a llevar tiempo; pero ¿quién tiene tiempo?


Jimena Escudero Pérez (2015). Sympathy for the clone: (Post)Human identities enhanced by the ‘evil science’ construct and its commodifying practices in contemporary clone fiction. Between 8.


El artículo pertenece a un número especial sobre "Tecnología, imaginación, forma del narrar" que contiene una sección "Narraciones del imaginario tecnológico" con los siguientes artículos que aún no he leído, además del de Jimena:


Memories of Future Masculine Identities: A Comparison of Philip K. Dick’s “We Can Remember it for you Wholesale”, the 1990 Film Total Recall and its 2012 Remake (Amaya Fernández-Menicucci)

L’incubo della pecora elettrica. L’uso perverso della tecnologia secondo J. G. Ballard (Andrea Chiurato)

L’uomo e la macchina. La proposta di J.G. Ballard per la contemporaneità (Carolina Pernigo)

Black Mirror: The National Anthem. Arte, media e la dissoluzione della democrazia (Pierluigi Musarò)

“To boldly go where no series has gone before”. Star Trek - The Original Series in Italia: il linguaggio della tecno-scienza, il doppiaggio, il fandom (Giulia Iannuzzi)


Mi consejo amable es huir de cualquier cosa que ponga "identidades masculinas", "modelos de masculinidad", etc. Una disertación sobre la rumia del berberecho salvaje, escrita por cuatro ciegos que han tocado un elefante y les han dicho que es un berberecho, podría tener más sentido.

lunes, 14 de septiembre de 2015

#91. Conversaciones: Sandifer-Day y Gaiman-Ishiguro

No suele ocurrir, porque estamos hablando del género humano; pero a veces dos personas conversan y resulta que dicen cosas interesantes.

En la primera conversación, Philip Sandifer (doctor en Literatura, mago al estilo Alan Moore, y autor del nefando aforismo "Politics is a form of quality") y Vox Day (desarrollador de juegos, escritor, editor, y "el hombre más despreciado de la ciencia-ficción" según el Wall Street Journal) aceptan la siguiente lucha con reglas: cada uno propondrá un libro que el otro deteste y tendrá que explicar qué tiene de bueno. Day aporta una novela corta de John C. Wright finalista de los Hugo este año, y Sandifer trae La fábrica de avispas de Iain Banks.


Philip Sandifer (2015). The Vox Day interview: transcript. Philip Sandifer Writer, 11 de junio de 2015.


Además de leerse, también puede escucharse aquí. Es interesante comentar que Wright, en su blog, dijo que tanto Sandifer como Day estaban equivocados sobre el significado de los símbolos que aparecen en su novela.

En la segunda conversación, a priori más prometedora, Neil Gaiman y Kazuo Ishiguro comienzan reflexionando sobre qué es un género y a partir de ahí van tocando distintos temas. Muy interesante.


Neil Gaiman, Kazuo Ishiguro (2015). “Let's talk about genre”: Neil Gaiman and Kazuo Ishiguro in conversation. New Statesman, 27 de mayo de 2015.


Pertenece a un número especial editado por Gaiman y Amanda Conner sobre el tema "Saying the unsayable".

martes, 8 de septiembre de 2015

#90. Limbo. Capítulo de Katherine Hayles

Limbo, algo así como el patito feo del subgénero distópico, es una novela a reivindicar. Sí, siempre hay alguien que la reivindica alguna vez en algún sitio cada x años; hoy me toca a mí.

Dos de los motivos más memorables de Limbo (Bernard Wolfe, 1952) son los cíborgs y la lobotomía. Teniendo en cuenta que Cibernética, de Norbert Wiener, es de 1948, y que en 1949 el premio Nobel de medicina se dio por las "aplicaciones terapéuticas" de la lobotomía, es una novela construida en la frontera del conocimiento de su tiempo. Pero, bueno, la ciencia-ficción son calamares parlantes del espacio, así que eso da lo mismo.

Por la fecha, obviamente también ha de ser una de las primeras novelas que retratan las transformaciones sociales tras una guerra nuclear. Es difícil que el lector desprevenido interprete como algo más que una ida de olla el principal cambio social, resumido en el eslogan "Without arms, war is impossible". Que no significa que es imposible la guerra sin armas, como parece, sino sin brazos. La sociedad, traumatizada, se ve inmersa en una nueva filosofía política que responde al horror de la guerra con un imperativo pacifista tan acuciante que cae por su propio peso que un hombre sin brazos (y si es más papista que el papa, igualmente sin piernas) es el único incapaz de agredir. La santidad mediante la mutilación -lo que nos conecta con la lobotomía, claro.

Pero en 1952, después del trauma existencial del holocausto, Hiroshima y Nagasaki, y más millones de muertos, no creo que les pareciera una idea de olla sino una amplificación válida de su propia pregunta: "¿Qué debemos hacer ahora, como respuesta a lo que hemos hecho?".

En 1952, no sabían aún que lo que íbamos a hacer al respecto era nada.

El caso es que hoy traemos un texto muy interesante de Katherine Hayles. Se le saca más jugo si uno tiene alguna familiaridad remota con la cosa de la cibernética. En pocas palabras, la cibernética ve un sistema como un conjunto de partes que pueden actuar con una función y el comportamiento del sistema se explica a partir de la transmisión de información entre las partes. Es una visión muy abstracta, propia de un matemático como Wiener, pues da igual que esas partes sean personas, animales, cosas, o leucocitos.

Por ejemplo, en una descripción química del envenenamiento por cianuro diríamos que es una sustancia con gran afinidad por el hierro, por lo que en el torrente sanguíneo reacciona con la hemoglobina acaparando los enlaces del hierro a los que normalmente se unirían átomos de oxígeno. Sin aporte de oxígeno, pues te mueres. En una descripción cibernética, el cianuro lo que hace es transportar una información a la molécula de hemoglobina que modifica su estado de activo a inactivo, con lo que esta deja de realizar la acción de combinarse con el oxígeno. La descripción sería la misma si en vez de cianuro fuera una madre que le dice a un niño: "¡Castigado a tu habitación sin ver la tele!". La madre desactiva la interacción del niño con la tele igual que el cianuro desactiva la interacción de la hemoglobina con el oxígeno.

Es un lenguaje muy majo con implicaciones filosóficas interesantes. Una persona jugando al Tetris en el ordenador no sería "una persona jugando al Tetris" sino que persona y ordenador formarían un sistema en retroalimentación por el intercambio de información a través de la interfaz formada por el teclado y la pantalla. En siglos pasados, no creo que los filósofos aceptasen que cuando riego un geranio eso no se produce por mi volición sino porque formo parte de un sistema en el que el geranio me transmite información visual que modifica mi comportamiento y dispara la acción de regarlo.

Hayles empezó como química en Xerox y acabó siendo directora del departamento de Literatura Inglesa de la universidad de Duke, que no es una universidad cualquiera (el tipo de cosa que es imposible que ocurra en España). Su salto a la fama fue en 1999 cuando publicó su libro How we became posthuman, del que procede nuestro texto.

Primero, como introducción, tenemos esta reseña de Limbo procedente de fuera del dentro.

El texto en sí es el Capítulo 5 del libro de Hayles.


N. Katherine Hayles (1999). From hyphen to splice: cybernetic syntax in Limbo. En: N. Katherine Hayles (1999). How we became posthuman, 113-130. University of Chicago Press, Chicago.


Si a alguien le gusta, el libro está a 18€ en Amazon (14€ e-book) y poniendo el título en Google sale el PDF entre los primeros resultados.

domingo, 23 de agosto de 2015

Some comments on the 2015 Hugo awards statistics

Esta vez toca en inglés. Si uno no está al día del tema, no se enterará de mucho.


Some observations about and estimations from the 2015 Hugo voting statistics:


1 Proof that the Hugos are hopelessly broken:

1.1 One category received 3495 no-award votes, which is more people than had ever voted in any category in the history of the awards.

1.2 Toni Weisskopf possibly receiving the largest support ever for a best editor nominee (I haven't checked, but at 1200 it looks like a plausible claim), yet being no-awarded. I somehow feel that no-award was not originally intended for that purpose.

1.3 There seem to be more people wishing Hugos not to be awarded than to be awarded. "By burning the haystack down we won't have our hay stolen" attitude.

1.4 For best novel, 170 people voted no-award, and nothing under no-award. Thus the number of kamikaze no-awarders was 170.


2 Congratulations to all Vox Day recruiters (you know who you are; oh wait, you don't):

2.1 Vox Day's vote base in nomination stage: Under 170.

2.2 Vox Day's vote base four months later: About 550.

2.3 Number of people Vox Day has proved to be able to manipulate into no-awarding a category: 2,500.

2.4 "Pure SJWs": Some 120-140?

2.5 Success of the establishment in tackling the "Vox Day problem": In a scale from 0 to 10, about -2,000,000. And going down as I speak.

2.6 Vox Day 2016 strategy: Obviously, nominate in a way such that the most people feel incited to no-awarding, then no-award as well.

2.7 Ask yourself: Am I a Vox Day recruiter?


3 Non-nominated people:

3.1 Brad Torgersen would have been nominated if SP3 had not existed.

3.2 Alleged "SJWs" kept from a nomination: John Scalzi, Aliette de Bodard, Seanan McGuire, Rachel Swirsky, Jim C. Hines, Abigail Nussbaum, Natalie Luhrs, Mary Robinette Kowal, I guess more people I don't know, Anita Sarkeesian.

3.3 Person thinking "I hit the jackpot with this free Anita Sarkeesian talking point to promote my new book and bring gamers into RP2": Vox Day.

3.4 People thinking "I thought we surely were enough to get Sarkeesian nominated": 77.


4 Embarrassing institutional actions:

4.1 David Gerrold playing a tambourine to celebrate the first no-award in a full-Puppy category. A direct insult to all WSFS members who opposed bloc no-award voting.

4.2 David Gerrold making a pause just before the announcement to exhibit delight at the category with three John C. Wrights being no-awarded. At least, the remaining 50% of the ceremony conductors had enough professionality for two and didn't make a show of her personal stance.

lunes, 3 de noviembre de 2014

#89. Chips neurosinápticos. Artículo de Tom Simonite

Tom Simonite (2014). IBM chip processes data similar to the way your brain does. MIT Technology Review, 7 de agosto de 2014.


En resumen, el nuevo chip Synapse de IBM lleva 5400 millones de transistores organizados en un millón de "neuronas" interconectadas por 256 millones de "sinapsis". A lo mejor todo el mundo ya lo sabía, pero yo no me había enterado.

El dinero lo ha puesto la cosa militar, claro. Aquí podemos comprobar que en los dos primeros años del proyecto (2009-11), DARPA puso unos 77 millones de dólares encima de la mesa. También vemos que el objetivo era tener en 2012-13 un chip con un millón de neuronas y 10 000 millones de sinapsis. (Vamos con "un poco" de retraso sobre el horario previsto.)

La nota de prensa de DARPA es esta.
Each chip consumes less than 100 milliWatts of electrical power during operation. When applied to benchmark tasks of pattern recognition, the new chip achieved two orders of magnitude in energy savings compared to state-of-the-art traditional computing systems. (...) could give unmanned aircraft or robotic ground systems with limited power budgets a more refined perception of the environment, distinguishing threats more accurately and reducing the burden on system operators.
Regocijémonos, ya llegan los Terminators... :(


Hace unos días ha aparecido también un ensayo inédito de Asimov de 1959, escrito en un contexto parecido.


Isaac Asimov (2014). On creativity. MIT Technology Review, 20 de octubre de 2014.

lunes, 20 de octubre de 2014

#87. Discurso de graduación de Ursula Le Guin

Curiosamente, una commencement address no es un lección inaugural (!) sino el discurso ese que dan en las películas a los jóvenes cuando se gradúan.

En 1986, Dª.Ursula pronunció el del Bryn Mawr College (Pensilvania), que es un college femenino. ¿Existen instituciones académicas donde se discrimina al 49% de la población? Parece que sí; aunque como tampoco me cogerían en Harvard si pidiera plaza, no se puede decir que me preocupe excesivamente.


Ursula K. Le Guin (1986). Bryn Mawr commencement address. En: Ursula K. Le Guin (1989). Dancing at the edge of the world: thoughts on words, women, places, 147-160. Harper & Row, Nueva York.


A pesar de mi respeto por la inteligencia de Dª.Ursula, sin duda mayor que la mía, a veces me pregunto si no sería mejor "levantarse en armas contra el océano del mal" y decir claramente que la CF feminista, vista desde hoy, parece embarazosamente fallida en lo intelectual, autocomplaciente y consolatoria.

Esta semana leía una tesis de maestría holandesa (toma pegote) y me sorprendía lo mal que suena el proyecto de La mano izquierda cuando lo ves puesto en palabras. No sabes si es Ursula Le Guin o Bibiana Aído.


Bob Boogaerdt (2013). "Don't panic". An exploration of the literary value of science fiction. Tesis de maestría, Universidad de Utrecht.


Esta es una tesis que encaja perfectamente en lo alguien desde el fándom español podría hacer. De hecho, imagino que si a Boogaerdt le pusieran delante la idea de "literatura prospectiva" diría: ¡esto es justo lo que yo he querido decir durante toda la tesis!

With this thesis, my aim was to take away some of the prejudices that exist towards SF by
showing that this genre can produce works with literary qualities. By exploring the origins of
SF and its early history, I have tried to show that the genre has always known a tension
between low and high quality SF. 

Solo en el dentro somos tan papistas que tenemos defender la mala CF por el hecho de ser CF, explicándola como un elemento "en tensión" con la buena CF, en lugar de hacer simplemente como si el olvido se la hubiera tragado en el momento de su publicación...

lunes, 13 de octubre de 2014

#86. 2001 y Dark City. Reseñas de Roger Ebert

Una reseña interesante, especialmente cuando recuerda la reacción del público en el estreno. Algunos de los comentarios son muy interesantes, también.


Roger Ebert (1997). 2001: A space odyssey. RogerEbert.com, 27 de marzo de 1997.


[Por cierto, que yo una vez empecé en mi blog personal a hacer una macrorreseña por fascículos de 2001. Tenía que ser absolutamente insensata, increíblemente pedante, y rigurosamente fiel al contenido de la película. Defendía (o iba a defender) la tesis de que 2001 era un obra de crítica social, estilo Ken Loach. Al final no la terminé, pero tuve grandes logros como meter cinco o seis palabros griegos en una sola frase, o justificar que el famoso corte del fémur a la estación espacial no es un salto al futuro sino un flashback.]

Otra reseña, que hace parecer Dark City algo que vale la pena ver:


Roger Ebert (2005). Dark City. RogerEbert.com, 6 de noviembre de 2005.

lunes, 6 de octubre de 2014

#85. Hiperagencia. Artículo de John Danaher

¿Y tú me lo preguntas? Hiperagencia eres tú.

Danaher define la hiperagencia como "un estado de cosas en que virtualmente todo aspecto constitutivo de la agencia (creencias, deseos, estados de ánimo, disposiciones, etc.) está sujeto a nuestro control y manipulación". Ese estado aún no existe, evidentemente, y resulta que existe actualmente un debate en la literatura filosófica sobre los problemas morales del progreso tecnológico que podría llevarnos a ese punto.

Me ha sorprendido que el arsenal de ejemplos que se manejan parezca sacado directamente de la ciencia-ficción. Especialmente, consideremos la siguiente situación:

The objection can be illustrated by way of a thought experiment from David Owens ... imagine the “Pharmacy of the Future”, in which drugs are available to manipulate every mood, belief or state of mind. Suppose you enter the pharmacy because you have an irrational belief that your romantic partner is cheating on you. The pharmacist has a drug that will solve your problem: Credon. This will strengthen your belief in your partner’s fidelity, allowing you to continue the relationship without the mental anguish. Problem solved, right? Not necessarily. Before you decide to take Credon, the pharmacist, in an effort to give you all the relevant options, highlights another drug, Libermine, that could do the trick. The difference is that Libermine does not alter your belief in your partner’s loyalty, it alters your attitude toward romantic fidelity. With Libermine the possibility of your partner’s cheating won’t cause any mental anguish. Maybe you should go for that?

Es fácil reconocer en la libermina el motivo central del relato Axiomático, de Greg Egan. (Se nota que Egan es escritor en que el cambio de actitud hacia el valor de la vida humana es más potente desde el punto de vista dramático.)

En su artículo, Danaher, quien por cierto tiene un blog muy recomendable, responde a los argumentos según los cuales ese progreso debería ser evitado, concluyendo que son "débiles o vencibles".

El problema de la filosofía es que no tiene asa por donde cogerla, y, tras hacer el esfuerzo de mostrar que un argumento es débil, a uno le puede pasar que su "oponente" diga que le da igual porque no presentaba su argumento como argumento de eso sino de otra cosa, por ejemplo de que es necesario un análisis ético detallado de la situación. Eso es lo que hace Saskia Nagel en su "follow-up", que es muy interesante en que maneja ejemplos reales y por tanto sirve para hacer minería de ideas.


John Danaher (2014). Hyperagency and the good life. Does extreme enhancement threaten meaning? Neuroethics 7, 227-242.


Saskia Nagel (2014). Enhancement for well-being is still ethically challenging. Frontiers in Systems Neuroscience 8, artículo 72, 1-4.


El artículo de Owens donde presenta el argumento "a la Axiomático" es

David Owens (2007). Disenchantment. En: Louise M. Antony, coord. (2007) Philosophers without gods. Oxford University Press, Oxford.


No hace falta hacerse una cuenta para leer el artículo, solo para descargarlo.

En la introducción al libro, Antony califica a la "farmacia del futuro" de Owens como "a brilliantly creepy thought-experiment". Bueno, ya estaba en Egan en 1990 (y, en su libro, Karen Burnham muestra convincentemente que la mayoría de las ideas de tecnología posthumana que aparecen dramatizadas en sus relatos de esa época están sacadas de otros pocos sitios).

jueves, 20 de febrero de 2014

#83. Ancillary justice. Reseñas de Nina Allan y Russell Letson

¿Qué diferencia hay entre la obstinación y la determinación? Ninguna. Pero ser un terco y un obstinado es malo, mientras que estar lleno de determinación es muy positivo.


Nina Allan (2014). We’re reading ANCILLARY JUSTICE by Ann Leckie. Arc Blog, enero de 2014.

I think that if I’d had this book in my hands when I was eighteen, I’d have loved it unequivocally. But therein lies the problem. (...) I can’t help asking myself if Ancillary Justice is really all that different from the science fiction we were reading thirty years ago.


Russell Letson (2013). Russell Letson reviews Ann Leckie. Locus Online, 27 de octubre de 2013.

Another side of the novel’s ambition is the way it is deeply engaged with the tropes and issues of the science fiction of the last forty years or so. As I read, I made a mental list of writers I was reminded of.


Y ahora un mensaje al vacío: Someone tell magazines to title reviews more intelligently!!!

jueves, 13 de febrero de 2014

#82. La singularidad tecnológica. Artículo de David Chalmers

Lo que más me llama la atención de la singularidad es cómo todos los precursores y los primeros que discutieron la idea son matemáticos: John von Neumann y Stanislaw Ulam, Irving Good, Ray Solomonoff... y hasta el propio Vernor Vinge, claro. Kurzweil es el que se sale un poco del patrón, pero supongo que por diseñar el sintetizador que lleva su nombre se le puede perdonar.

Muy recientemente, la discusión sobre la singularidad entró en la literatura filosófica con el siguiente artículo de David Chalmers:


David J. Chalmers (2010). The singularity: a philosophical analysis. Journal of Conciousness Studies 17 (9-10), 7-65.


(Ojo: la referencia dada por el propio Chalmers en el PDF -y que se ha extendido por el Internet de lo gratis- es incorrecta, ya que la revista, improbablemente, no numera sus páginas siguiendo el estándar, por lo que cada número del volumen 17 contiene una página 7. ¿Cómo se aclaran? No lo sé.)

El artículo de Chalmers, quien, aparentemente, es bastante conocido en filosofía de la mente y de la consciencia, tuvo muchas respuestas. Hice el esfuerzo de conseguir las que estaban disponibles y filtrarlas, y luego perdí la información. Qué se puede decir, soy un desastre.

Lo importante es no leer la de Damien Broderick, que, como autor y estudioso de la CF, sería la primera a la que nos iríamos.


Un resumen del artículo aquí, y un podcast en el que hablan con Chalmers del tema aquí.


jueves, 6 de febrero de 2014

#81. X-Men. Artículo de Neil Shyminsky

En este artículo se critica la "verdad revelada al fándom" de que los tebeos de mutantes tratan sobre la discriminación de las minorías, etc.

Como tal crítica, está bien, aunque el artículo es bastante criticable a su vez. Como creo que todo el mundo sabe, una parte preocupantemente amplia de la producción académica de EE.UU. sobre la cultura en las últimas décadas consiste esencialmente en suponer que hay un único discurso ideológicamente legítimo y coger la regla para medir la conformidad con ese discurso de una obra cualquiera, azotando al pobre autor ante la constatación de que su obra es otra cosa que mera propaganda política de ese discurso "legítimo". Es decir, que el estudio de la cultura es simplemente "la política por otros medios", de forma que uno puede llevar una plácida vida de profesor enseñando a los hijos de los ricos, escribiendo panfletos que nadie lee, y nunca ayudando a nadie, y aun así imaginarse por la noche en su casa que es un luchador por la libertad y hace una labor fundamental para cambiar el mundo.

Que no lo digo específicamente por Shyminsky, que parece un tío muy majo; pero no es que se sustraiga a esa tendencia.


Neil Shyminsky (2006). Mutant readers, reading mutants: appropriation, assimilation, and the X-Men. International Journal of Comic Art 8, 387-405.


Un comentario interesante al artículo es el siguiente.


Paul Matsushima (2012). Uncovering the racial themes of the X-Men: 1st glance, racial justice; double-take, white privilege. Eesahmu, 11 de marzo de 2012.

jueves, 9 de enero de 2014

#79. Microgéneros. Artículo de Alexis Madrigal

Ya he subido algunos artículos como este, el último aquel sobre Instagram. No querría hacerme pesado: estoy seguro de que todo el mundo lo entendió a la primera.


Alexis C. Madrigal (2014). How Netflix reverse engineered Hollywood. The Atlantic, 2 de enero de 2014.


Resulta que Netflix, la plataforma de streaming de películas que no viene a España porque presuntamente no le sale a cuento el oneroso sistema de derechos de autor que le pretenden imponer (o eso dice una leyenda urbana, vamos), ha desarrollado una clasificación de las películas en lo que llaman altgéneros pero podemos llamar descriptivamente microgéneros. ¿Cómo de micro son esos géneros? Mucho: Madrigal se ha molestado en averiguarlos todos y, p.ej., las películas sobre el matrimonio se dividen en unos 600 microgéneros. Hay unos 2500 microgéneros de películas violentas, y 16 microgéneros de películas de Jackie Chan, lo que en sí mismo es ultrasorprendente.

El que quiera saber el número exacto de géneros que manejan deberá pinchar en el enlace ;)

¿De qué sirve esto? Oficialmente forma parte del sistema de recomendación automatizado de Netflix, aunque estaremos de acuerdo en que el potencial de esta información para la producción de nuevas películas es interesantísimo. Basta con buscar los microgéneros: (a) que sean muy populares por el número de peticiones de streaming, (b) que contengan pocas películas. Taquillazo casi garantizado.

Microgéneros verdaderos son, p.ej. "películas de culto de miedo de científicos locos de los 70", "películas de viajes en el tiempo protagonizadas por William Hartnell", "dramas nostálgicos extranjeros impactantes visualmente", "documentales emotivos de lucha contra el sistema" o "series de televisión románticas en español que te hacen sentirte bien". Las películas dirigidas por Otto Preminger forman un género en sí mismas.

Estos géneros han sido creados a partir de un etiquetado exhaustivo de una gigantesca base de datos de películas, que se ha partido en géneros algorítmicamente. Las descripciones de los géneros son en sí mismas agregaciones de rasgos, p.ej. el que una película "te hace sentirte bien" se basa en valorar si tiene final feliz, el grado de violencia, si trata sobre la amistad u otras muchas características.

No creo que el algoritmo sea precisamente state of the art, aunque podría llevarme una sorpresa. Lo que sí hay que reconocer es que, a quien le guste un drama nostálgico impactante visualmente, probablemente le gustará otro. Por supuesto, "gustar" en un sentido ajeno a la calidad de las películas, que es lo que no entra en el algoritmo: en el mismo sentido en que, si te gustó X-Men y Iron Man, pues échale un ojo a Los Vengadores.

Hay varias cosas, por no alargarme, que señalar.

Una es: ¿por qué estas ideas no salen de las disciplinas académicas dedicadas a estudiar el cine y la literatura? Alguno dirá: por suerte; pero aquí queda la pregunta.

Otra es que no hay que perderse el generador automático de microgéneros que encabeza el artículo. En modo Netflix, bueno, es curioso. En modo Hollywood, pse. Pero en modo Gonzo es una auténtica mina. Ya nunca tendrás que pensar argumentos para tus relatos, y todos tus amigos admirarán tus idas de olla. He aquí la prueba:

-Road trips de época de madre e hija ambientados en la época prehistórica con una protagonista fuerte (prácticamente te da la novela hecha; lo único que no te dice es que van buscando la tierra de los espíritus de los antepasados y que un conjunto de cromañones van a intentar violar a la hija, pero eso ya lo sabemos todos).

-Musicales de amor prohibido sangrientos basados en un libro sobre el matrimonio.

-Películas de fantasía de un vengador espacial sobre la paternidad ambientadas en la antigüedad.

-Historias lacrimógenas de confusión de identidad de un monstruo sueco sobre la fama ambientadas en tiempos bíblicos (no sería fácil pensar esta ni después de beberse dos frascos de jarabe con dextrometorfano).

-Slashers peplum para románticos empedernidos basados en literatura contemporánea ambientada en Latinoamérica sobre amantes que se reencuentran (otra novela hecha).

-Dramas experimentales de búsqueda del tesoro y confusión de identidad basados en literatura contemporánea para edades de 0 a 2.

-Musicales de samuráis y ninjas ambientados en la era victoriana.


Quién no querría participar en una antología de historias basadas en premisas como estas. ¿Por qué no la organizamos?

lunes, 6 de enero de 2014

#78. Regalo de Reyes

Pues sí, amigo mío, los Reyes te han traído una tesis doctoral de casi 800 páginas. ¡Qué mala gente!


Sara Martín Alegre (1996). More human than human: aspects of monstrosity in the films and novels in English of the 1980s and 1990s. Tesis doctoral, Universidad Autónoma de Barcelona.


El tema es la monstruosidad; dado que Martín no adopta una definición precisamente restrictiva del término (monstruo es todo lo que se sale de lo "normal"), en el saco entra desde Alien hasta American psycho, desde Abyss hasta La bella y la bestia, y desde La lista de Schindler hasta Soldado universal.

Las referencias a la ciencia-ficción son muy abundantes, desde el propio título; pero están, en buena parte, diseminadas por todo el texto. Solo el capítulo VI está principalmente centrado en obras de CF, ya que metodológicamente no se hacen distinciones por géneros (subjetivamente ese capítulo me ha parecido más flojo que otros, por desgracia).

No sé la relación entre el libro de 2002 de la autora, Monstruos al final del milenio, y la tesis. Supongo que el 90% del libro puede haber salido de la tesis y que en ese caso debe de ser la parte de ella más entretenida de leer. El libro también estará unos años más actualizado.


---
Después de los resúmenes de la tesis se encuentran los enlaces para irse descargando trozos.







lunes, 30 de diciembre de 2013

#77. The hydrogen sonata. Reseña de Matt Hilliard

No quería que acabase el año sin traer a colación algún material sobre Iain Banks. Cuando estuve en Glasgow en 2000, lo que más me sorprendió (aparte de la mayor abundancia de licorerías que de fruterías) fue que en todas las librerías había montones de libros de Iain Banks y Alastair Reynolds. ¿Quién serán estos tipos y, por cierto, qué hay en el Irn-Bru?, me preguntaba yo. El caso es que me volví a casa con montones de libros de la colección SF Masterworks y no tuve dinero ni espacio para probar a Banks y Reynolds.

De hecho sigo sin haber leído nada de ninguno de ellos. Nunca nadie ha conseguido que la historia de la Cultura me parezca atractiva (por lo que me cuentan, parece una cosa de política de especies rarunas en un universo en el que todo el mundo es rico y los humanos son un poco como cucarachas; eso ya lo viví porque fui al instituto con los jesuitas). Como es un montón de novelas y uno no sabe por dónde empezar, me acaba dando mucha vagancia.

Las reflexiones de Matt Hilliard sobre las historias de la Cultura, en cambio, me han parecido interesantísimas. ¿He dicho que soy del club de fans de Hilliard?


Matt Hilliard (2013). The Hydrogen Sonata by Iain M Banks. Yet There Are Statues, 27 de marzo de 2013.


Y otra entrada muy interesante:


Matt Hilliard (2013). Subject to interpretation: the 2013 Hugo nominated short stories. Yet There Are Statues, 1 de agosto de 2013.


---
La entrevista con doña Ursula de la que hablábamos el otro día ya está disponible en abierto aquí.

martes, 24 de diciembre de 2013

#76. Exaptación. Artículo de Stephen Jay Gould y Elisabeth Vrba

Ay, qué malo es ponerse malo del riñón.

Para celebrar la navidad traemos un artículo de biología. Seguro que, entre copa de cava y abrazo al cuñado, encaja muy bien... XD


Stephen Jay Gould, Elisabeth S. Vrba (1982). Exaptation- a missing term in the science of form. Paleobiology 8, 4-15.


La exaptación es la prima de la adaptación consistente en que la estructura que cumple una determinada función no surgió por una evolución para adaptarse mejor al medio sino que preexistía y tomó una nueva función (o no servía para nada y simplemente tomó una función).

El típico ejemplo es el de las plumas, que habrían aparecido como aislantes térmicos y luego resultó que acumulando plumas y plumas uno podía volar.

La verdad es que vivimos en un mundo de constante exaptación tecnológica, de herramientas que no se utilizan para el que se suponía que era su fin o, como Twitter, que fueron inventadas sin saber para qué podrían servir y en la suposición de que la gente ya les encontraría algún uso.

Una de las capacidades que van a ser muy necesarias para muchos titulados universitarios, y que no les estamos dando, es precisamente la de diseñar p.ej. un flujo de trabajo en el que el uso creativo de herramientas públicamente disponibles les proporcione una ventaja sobre la competencia.

lunes, 18 de noviembre de 2013

#75. Entrevista a William Gibson

Hace tiempo comenté que The Paris Review había liberado su archivo de entrevistas; pero, como de costumbre, luego se me olvidó. Ya en ese momento mencioné dos entrevistas con Gibson y Samuel Delany que habían aparecido en el mismo número.

Quizá alguien no pensara en leerlas entonces, o vio que eran muy largas. Antes de pasar a unos extractos breves de la de Gibson quería comentar que, en su último número, de nuevo las dos entrevistas están dedicadas a gente de mal vivir de esa que nos resulta simpática.

Una es a Dª.Ursula, que desgraciadamente no está accesible gratis (pero es posible que se libere cuando aparezca el próximo número; a ver si esta vez no se me olvida).

La otra es a Emmanuel Carrère, que escribió la biografía de Philip K. Dick Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos. Hay algunos párrafos sobre Dick y ciencia-ficción. Carrère debe de ser un optimista nato ya que, aparte de escribir su primera novela en la forma de un párrafo de 300 páginas (no coló), reconoce que la influencia de Nabokov en su escritura fue suplantada por la de Sturgeon, Matheson, o Dick; aunque los críticos no dejaran de imaginar a Kafka porque "siempre hablan de Kafka en cuanto una historia es mínimamente rara".

Cambiar las aliteraciones aquellas de "Lolita, light of my life, fire of my loins" por un "Eric Sweetscent collapsed his wheel and managed to park in the tiny stall allocated him" (de la primera frase de Aguardando el año pasado, que tengo aquí al lado) porque es "el Dostoevski del siglo XX", eso sí que es optimismo.


David Wallace-Wells (2011). William Gibson, The Art of Fiction No. 211. The Paris Review 197.

It’s harder to imagine the past that went away than it is to imagine the future. What we were prior to our latest batch of technology is, in a way, unknowable. It would be harder to accurately imagine what New York City was like the day before the advent of broadcast television than to imagine what it will be like after life-size broadcast holography comes online. But actually the New York without the television is more mysterious, because we’ve already been there and nobody paid any attention. That world is gone.
My great-grandfather was born into a world where there was no recorded music. It’s very, very difficult to conceive of a world in which there is no possibility of audio recording at all. Some people were extremely upset by the first Edison recordings. It nauseated them, terrified them. It sounded like the devil, they said, this evil unnatural technology that offered the potential of hearing the dead speak. We don’t think about that when we’re driving somewhere and turn on the radio.

(Mi bisabuela perdió una amiga que jamás quiso volver a entrar en su casa tras constatar que se había comprado "un armario lleno de brujas que hablan".)
 
Emergent technologies were irreversibly altering their landscape. Bleak House is a quintessential Victorian text, but it is also probably the best steam­punk landscape that will ever be. Dickens really nailed it, especially in those proto-Ballardian passages in which everything in nature has been damaged by heavy industry. But there were relatively few voices like Dickens then. Most people thought the progress of industry was all very exciting. Only a few were saying, Hang on, we think the birds are dying.

What do you think of Neuromancer today?
GIBSON
When I look at Neuromancer I see a Soap Box Derby car. I felt, writing it, like I had two-by-fours and an old bicycle wheel and I’m supposed to build something that will catch a Ferrari. This is not going to fly, I thought. But I tried to do it anyway, and I produced this garage artifact, which, amazingly, is still running to this day.
Even so, I got to the end of it, and I didn’t care what it meant, I didn’t even know if it made any sense as a narrative. I didn’t have this huge feeling of, Wow, I just wrote a novel! I didn’t think it might win an award. I just thought, Phew! Now I can figure out how to write an actual novel.

I was afraid to watch Blade Runner in the theater because I was afraid the movie would be better than what I myself had been able to imagine. In a way, I was right to be afraid, because even the first few minutes were better. Later, I noticed that it was a total box-office flop, in first theatrical release. That worried me, too. I thought, Uh-oh. He got it right and ­nobody cares! Over a few years, though, I started to see that in some weird way it was the most influential film of my lifetime, up to that point. It affected the way people dressed, it affected the way people decorated nightclubs. Architects started building office buildings that you could tell they had seen in Blade Runner. It had had an astonishingly broad aesthetic impact on the world.

In the postwar era, aside from anxiety over nuclear war, we assumed that we were steering technology. Today, we’re more likely to feel that technology is driving us, driving change, and that it’s out of control. Technology was previously seen as linear and progressive—evolutionary in that way our culture has always preferred to misunderstand Darwin.

lunes, 11 de noviembre de 2013

#74. La puerta al país de las mujeres. Artículo de Shiloh Carroll

Es posible que este artículo no aporte gran cosa a quien haya leído la novela. En todo caso a mí me resultó de interés, aunque hay que reconocer que está empapado de algo que solo puedo llamar "ideología de odio al diferente" y me provoca repugnancia. Claro, el diferente soy yo por tener un cromosoma Y, pero aun así tengo derecho a quejarme cuando me insultan sin ninguna razón.


Shiloh Carroll (2008). Both sides of the gate: Patriarchy in Sherri S. Tepper's The gate to Women's Country. Journal of the Fantastic in the Arts 19, 25-38.

jueves, 7 de noviembre de 2013

#73. Crítica de ciencia-ficción. Artículo de Jonathan McCalmont

Increíblemente, tengo esta entrada de McCalmont abierta y olvidada en una pestaña del navegador desde hace once meses. Ahí me la he encontrado hoy, y es como que te regalen una bolsa de caramelos.


Jonathan McCalmont (2012). Annoyed with the history of science fiction. Ruthless Culture, 28 de noviembre de 2012.


Lo bueno de este chico es que da igual si estás de acuerdo con él o no. Aunque solo te quedes con frases aisladas, tiene frases aisladas buenísimas.


Even more frustrating is the fact that Heinlein’s influence is not only taken for granted but assumed to be positive.

I would even go so far as to argue that Lem’s approach to info-dumping is so effective and idiosyncratic that it not only forms an integral part of his novels’ literary affect, it also makes his work substantially more complex and interesting than anything written under the purview of show-don’t-tell.

For example, to approach M. John Harrison’s Light armed only with show-don’t-tell is a recipe for disastrous mystification and the mindless parroting of received opinion.

Y sin aislar:

If we simply assume that show-don’t-tell was a linear improvement on the info-dump then it follows that writers like Stephenson and Lem are nothing more than unsophisticated writers who have yet to acquire the skills necessary for Heinleinian narrative immersion. However, if we assume that science fiction is a literary tradition rich enough to create its own literary techniques and that the info-dump might be a literary technique with its own affective payload then experimental info-dumpers such as Lem and Stephenson immediately appear more important and influential.

When William Gibson’s short story “The Gernsback Continuum” positioned cyberpunk in the history of science fiction, he presented cyberpunk as a direct response to golden age SF and not as a development of the techniques and perspectives pioneered by feminist SF. Had genre historians had a better grasp of the techniques that went into creating the cyberpunk aesthetic then chances are that feminist SF would never have been marginalised in the way it undoubtedly was.

The message contained in “About 5,175 Words” is doubtless revolutionary but the revolution never happened. In fact, one could almost say that the notoriety of Delany’s essay has allowed the field to effectively sweep it under the carpet and continue as if nothing happened. Everyone read the essay and heard its clarion call and then promptly went back to wafting hot air through the convention bar whilst congratulating themselves that Delany’s essay had changed everything.

Y, en un dos por uno nunca antes visto, el célebre ensayo de Delany. Es recomendable descargarlo y quedarse con una copia por si acaso, ya que lo he buscado muchas veces "en el gratis total" sin encontrarlo.


Samuel Delany (1978). About 5750 words. En: The jewel-hinged jaw, 1-15. Wesleyan Univ. Press (2009).


Al que no le dé un escalofrío en el momento "The red sun is high. The blue", que abandone este blog inmediatamente.

(Y entonces, que no se compre el libro y que no se lea To read The Dispossessed, crítica de 70 páginas donde Delany dedica cuatro solamente al primer párrafo de Los desposeídos de doña Ursula.)

martes, 5 de noviembre de 2013

#72. Accelerando. Reseña de Félix García

Dentro de lo que es la inevitable "soledad del corredor de fondo" que aqueja a un blog como este, que no busca ser popular -¡típico caso de uvas verdes!- sino solo ir acopiando material al estilo hormiguita, lo cierto es que hace unos meses que me siento mucho menos solo gracias a El almohadón de plumas y Fata Libelli.

Son dos blogs muy recomendables que seguramente ya conoce todo el mundo e inevitablemente irán siendo parasitados desde aquí.

En el caso de El almohadón de plumas, hace unas reseñas muy largas que son bastante habituales en blogs de otros países pero, que yo sepa, nadie lo estaba haciendo en España. De hecho, en España a eso lo llamaríamos quizá "artículo sesudo", aunque yo creo que lo que es es una reseña, simplemente muy larga y que, al hilo de la novela, dispara a donde le apetece, con lo cual puede ser interesante incluso para quien no quiera leer el libro reseñado.

Un ejemplo es la siguiente reseña de Accelerando, de Charles Stross.


Félix García (2013). ACCELERANDO: Ancho de banda y libertad. El Almohadón de Plumas, 24 de marzo de 2013.


Por cierto, la reseña es anterior a la siguiente entrada del blog de Stross, en la cual se pronuncia sobre la obra en términos asombrosamente similares a los de Félix.


Charlie Stross (2013). Crib sheet: Accelerando. Charlie's Diary, 28 de mayo de 2013.

But "Accelerando" as a whole doesn't seem to be coming true, and a good thing too. In the background of what looks like a Panglossian techno-optimist novel, horrible things are happening. Most of humanity is wiped out, then arbitrarily resurrected in mutilated form by the Vile Offspring. Capitalism eats everything then the logic of competition pushes it so far that merely human entities can no longer compete; we're a fat, slow-moving, tasty resource -- like the dodo. Our narrative perspective, Aineko, is not a talking cat: it's a vastly superintelligent AI, coolly calculating, that has worked out that human beings are more easily manipulated if they think they're dealing with a furry toy. The cat body is a sock puppet wielded by an abusive monster.

"No se me ocurre mejor manera de representar el imperativo categórico capitalista de transformar todo lo existente en beneficio", "al final todo queda consumido por la furia depredadora del Capital", "Nos parece asombroso que alguien pueda haber leído Accelerando como una utopía tecnológica al uso y no darse cuenta de que ésta, la primera gran novela sobre la Singularidad, Vernon Vinge dixit, es, en realidad, una distopía como la copa de un pino".

Como se suele decir, enhorabuena a los agraciados :)

martes, 29 de octubre de 2013

#71. El juego de Ender. Artículos de John Kessel y Morgan Sander

El inminente estreno de la adaptación al cine de El juego de Ender hace casi inevitable la recuperación de este conocido artículo de Kessel. De hecho, me pregunto si Kessel es posiblemente más conocido por este artículo que por sus propias novelas.


John Kessel (2004). Creating the innocent killer: Ender's Game, intention, and morality. International Review of Science Fiction 33.


Apareció en español en Jabberwock, ahora no recuerdo si en el 1 o en el 2; pero no lo he visto traducido por la red.

La verdad es que las mayores dudas que se me plantean sobre la película están relacionadas con este artículo. No sé si el viernes no pagaremos por ver una glorificación del genocidio y el preemptive strike como posturas morales superiores y fuera de discusión; miedo me da.

El artículo de Kessel, en mi opinión, carga las tintas en exceso. En particular, si Card manipula las situaciones para que Ender sea percibido por el lector como un agresor no solo justificado sino inocente, es igualmente cierto que es su derecho si ese es el tema sobre el que trata la novela. Es como quejarse de que, en el libro de Job, a Job todo le sale mal y no le ocurren más que desgracias, y que eso es una orquestación del autor. Claro, no le ocurren más que desgracias, pero eso es condición necesaria para poner encima de la mesa aquello que el autor quiere decir.

Igualmente, si Ender no fuera "espiritualmente" -si no "realmente"- inocente, el final de la novela no plantearía ninguna pregunta. Bueno, así lo veo yo.

Luego hay gente que ha tratado de llevar la cosa a si El juego de Ender implica una condonación del holocausto hitleriano, y, la verdad, a mí me parece que ni la implica ni la pregunta tiene ninguna importancia fuera de países donde una respuesta afirmativa tenga efectos legales.


Más reflexión similar (sobre el papel de las intenciones en la calificación moral de los actos de Ender y en su, palabra de moda, identidad) en este otro artículo.


Morgan Sander (2013). Deconstructing the dichotomy of identity and intent in Ender’s Game. Emergence: A Journal of Undergraduate Literary Criticism and Creative Research 4.

viernes, 25 de octubre de 2013

#70. Alien, el octavo pasajero. Artículo de Adrián Esbilla, Iván Suárez y Miguel Díaz

Hace tiempo que sigo el blog Ultramundo. Está dedicado a la exaltación de una poética que me es ajena y horripilante, en la que Charles Bronson es una especie de héroe y Viernes 13 merece algún tipo de esfuerzo intelectual. Desde luego no la entiendo, pero me encanta el entusiasmo con que la defienden e incluso son capaces de que entiendas lo que ven de bueno en esas películas.

Recientemente han escrito un artículo sobre Alien que es francamente largo y francamente entretenido de leer.


Miguel Díaz González, Adrián Esbilla, Iván Suárez Martínez (2013). Crítica de “Alien: El Octavo Pasajero” (Sigurney Weaver, Ridley Scott, 1979) por A. M. I.. Ultramundo: Revista Pulp, 27 de septiembre de 2013.


jueves, 19 de septiembre de 2013

#69. Las nuevas tecnologías de 2013

Resulta que el MIT tiene una publicación que bien podría ser parada obligada para quien quiera pescar tecnologías del futuro próximo de cara a escribir una novela de ciencia-ficción. Ya saben que el mundo está mu raro y no es que la CF escrita en 2013 ya no prediga la tecnología de 2050, sino que tiene serios problemas para predecir la de 2010.

Cada año, MIT Technology Review hace una selección de tecnologías emergentes. ¿Esa selección funciona? Bueno, en la lista de 2001 tenemos por un lado la minería de datos, que ahora está empezando a darnos dolores de cabeza a los ciudadanos y cuya relevancia solo puede seguir creciendo en el futuro, junto a los sistemas DRM, que parece que han fracasado completamente. En la lista de 2013 tenemos los implantes de memoria; veremos en 2025 qué tal va ese tema.


10 Breakthrough technologies 2013


Antes del verano dedicaron un monográfico a la confluencia de la creciente potencia de la minería de datos y la creciente abundancia de datos de carácter personal que se acumulan en algún servidor...


Big data gets personal


en el que es imprescindible lectura el siguiente artículo:


Patrick Tucker (2013). Has big data made anonymity impossible? MIT Technology Review, 7 de mayo de 2013.


La idea con la que uno tiene que quedarse es que "anonimizar" los datos eliminando las referencias personales (nombre, dirección, etc.) es ya inútil, puesto que, cuando los datos generados por un individuo son suficientemente complejos, cobran vida propia y autoconsciencia y... No, no cobran vida propia pero sí ocurre que los datos de cada persona se hacen característicamente únicos y distinguibles de los de cualquier otra.

Por ejemplo, lo más probable es que ninguna otra persona sea miembro de exactamente los mismos grupos de Facebook que tú. Así que esa lista de grupos te identifica igual que tu nombre. Si Facebook vende datos sobre tu uso de la red social, ¿qué más da que no divulgue a quién corresponden, si el propio contenido de los datos identifica a una única persona entre los mil millones de usuarios?

Much of this data is invisible to people and seems impersonal. But it’s not. What modern data science is finding is that nearly any type of data can be used, much like a fingerprint, to identify the person who created it: your choice of movies on Netflix, the location signals emitted by your cell phone, even your pattern of walking as recorded by a surveillance camera. In effect, the more data there is, the less any of it can be said to be private, since the richness of that data makes pinpointing people “algorithmically possible,” says Princeton University computer scientist Arvind Narayanan.

We’re well down this path already. The types of information we’ve thought of as personal data in the past—our name, address, or credit card records—are already bought and sold by data brokers like Acxiom, a company that holds an average of 1,500 pieces of information on more than 500 million consumers around the world.

Para redondear la cuestión, el siguiente artículo deja claro que la imaginación es el único límite a lo que se puede extraer de un conjunto de datos suficientemente grande. En este caso, se han tomado todas las fotos subidas a Instagram en varias ciudades del mundo en cierto periodo de tiempo (más de dos millones de fotos). A partir de ahí, es un ejercicio de "limón+exprimidor=zumo".


Nadav Hochman, Lev Manovich (2013). Zooming into an Instagram City: Reading the local through social media. First Monday 18(7).


Desgraciadamente, echar un ojo casual a los dibujitos no basta para tener claro qué información hay en ellos. Por ejemplo, la figura 7 implica que se puede averiguar automáticamente en qué ciudad se ha tomado un conjunto de fotos, sin necesidad de identificar los lugares que aparecen retratados. La figura 15.(a) significa que se puede detectar automáticamente que un día se han hecho muchas más fotos de noche, aun sin saber la hora a la que se hizo cada foto (esa información sí se usa en la figura 14). En la figura 20 tenemos los movimientos por Tel-Aviv de personas individuales que, imagino, se pondrían nerviosas si vieran ese gráfico.

Yo me pondría.

lunes, 16 de septiembre de 2013

#68. El cine de "yo no soy yo". Artículo de Neal King

Otro artículo sobre cine, que trata muchas películas de ciencia-ficción desde un ángulo inhabitual.


Neal King (2008). Secret agency in mainstream postmodern cinema. Postmodern Culture 18(3).


El punto de partida es el gran número de películas de las últimas dos décadas o así en las que el protagonista descubre que es un espía sin él mismo saberlo. "Espía" es un término general que incluye agentes secretos, terroristas, etc.

(A partir de aquí mi reflexión, en lo poco que valga.)

En Con la muerte en los talones, Cary Grant viene a ser un "espía sin saberlo", en tanto que el resto de los personajes equivocadamente le toman por tal y él tiene que acabar primero renunciando a convencerles de que él es él, no un espía, y luego, pasado un punto de ruptura, asumiendo por propia voluntad el comportamiento, los razonamientos, y los rasgos de personalidad que él imagina en un espía.

El giro "posmodérnico" a esto, claro, es que el protagonista no se ve envuelto en líos de espionaje por un malentendido entre él y otra persona, sino entre él y la propia realidad. Así, Schwarzenegger estaba tan convencido en Desafío total de ser un obrero de la construcción como el protagonista de Un hombre llamado caballo de no ser un cuadrúpedo equino. Pero en la interpretación literal de lo que vemos, son los demás y no él quien tiene razón (yo prefiero la interpretación en la que nunca llega a salir de las oficinas de Rekall, aunque no sea así en el relato original).

En el fondo lo que parece radicar es la triste y embarazosa confusión posmodérnica de la realidad y la "construcción social de la realidad". ¿No mola que el protagonista descubra que la "construcción social" es realmente más real que aquello de lo que él no duda, que es la verdad que Cary Grant es un espía porque eso está en correspondencia con la construcción social de los que le rodean? Y, si eso puede pasar en la ficción, ¿no será también realmente así en la realidad, ya que la realidad no es más que otro relato?

Por eso, aunque estas películas capturen una genuina angustia contemporánea del individuo ante un paisaje de cambios acelerados que le obligan a reinventarse (hoy oficinista de una multinacional, mañana artesano online), o ante su sumisión a fuerzas remotas que alteran su vida por medios que no comprende, como constructo intelectual son un asco.

En todo caso, el efecto "yo no soy yo" se ha devaluado tanto que en un episodio de 2011 del Doctor Who el tema aparece y se resuelve (o disuelve) en segundos.

lunes, 9 de septiembre de 2013

#67. Películas difíciles y Avatar. Artículos de Thomas Elsaesser

¡Una combinación improbable pero posible!

Elsaesser es muy agradable de leer, y recomiendo a quien esté empezando a escribir artículos académicos que analice sus textos, porque tiene una técnica muy buena. Por una parte es muy hábil integrando enfoques distintos sin que el texto deje de fluir de forma muy natural, y la estructura de los artículos está muy planificada. Igualmente me gusta que suele empezar partiendo de un ejemplo muy concreto para enganchar al lector casual.

El primer artículo reflexiona sobre lo que él llama "mind-game films" y que también se ha llamado "puzzle", "mindfuck", "mind-bender", "mind-tricking" y de otras maneras. Son películas cuya estrategia narrativa obstaculiza la comprensión de la realidad diegética (o sea, lo que pasa en la película) por parte del espectador. Esto se realiza de diversas formas: estructuras narrativas complejas o inhabituales (p.ej. Memento, Primer), adopción del punto de vista de personajes que no comprenden lo que ocurre (p.ej. Donnie Darko), ocultación de informaciones claves al espectador (p.ej. El sexto sentido), etc.

(Una de las respuestas que más me ha gustado al estudio de este tipo de películas es la que niega la mayor: niega que la narración clásica de Hollywood sea intrínsecamente más clara, argumentando que simplemente estamos tan inmersos en ella desde niños que confundimos sus códigos con una suerte de "transparencia inmediata". Y la verdad es que recuerdo que a los 8-9 años encontraba las películas de vaqueros, mismamente La diligencia, completamente insondables...)


Thomas Elsaesser (2009). The mind-game film. Capítulo I en Puzzle films: complex storytelling in contemporary cinema (Warren Buckland, coord.), 13-41. Wiley-Blackwell, Chichester.


En el artículo hay muchas ideas, algunas más afortunadas y otras menos. Una de ellas es que, pensemos lo que pensemos de los guiones tradicionales de Hollywood (y yo tiendo a no pensar nada bueno), tienen la característica que Elsaesser llama "múltiples puntos de entrada". Están diseñados para que, en un público de diferentes edades, clases sociales, nivel intelectual, países, razas, culturas, etc. todos encuentren su punto de entrada a la película: personajes con los que se identifiquen, situaciones o temas que resuenen con ellos. Incluso, la emisión de las películas en televisión fuerza el diseño de múltiples puntos de entrada temporales, ya que muchos de los espectadores se van a incorporar a la emisión cuando ya esté comenzada.

Esa idea se desarrolla a fondo en el otro artículo, sobre el caso ejemplar de Avatar. Muy recomendable; especialmente, quien escriba o planee escribir no debería perdérselo.


Thomas Elsaesser (2011). James Cameron's Avatar: Access for all. New Review of Film and Television Studies 9, 247-264.

When Avatar reported box-office grosses in the region of 3 billion dollars within no more than 6 – 8 weeks of its opening, critics wondered how such figures could be explained, especially for a film that, by conventional standards, such as script, storyline or acting, struck them as below average in both interest and innovation even for Hollywood?

---

De regalo, otro artículo sobre el mismo tema e igual de interesante, pero con un enfoque muy distinto.


Carolyn Michelle, Charles H. Davis, Florin Vladica (2012). Understanding variation in audience engagement and response: an application of the composite model to receptions of Avatar (2009). Communication Review 15, 106-143.


Como el artículo es muy largo, voy a hacer un resumen con el que uno puede saltarse hasta la página 28 del documento, que es donde empieza lo bueno (si alguien quiere ser consciente de las limitaciones del análisis, sobre todo por la falta de aleatoriedad de la muestra, están en la página 25).

Se preparó una lista de afirmaciones de tipo valorativo sobre Avatar extraídas de reseñas, críticas, foros, etc. Se cribó la lista hasta quedarse con 32, ocho asociadas a cada modo de lectura (vuelvo a estos modos de lectura en su momento). Se pidió a 120 espectadores de Avatar que valorasen su acuerdo con cada afirmación en una escala desde -4 (desacuerdo total) a +4 (acuerdo total), pasando por 0 (neutralidad o indiferencia). Además pudieron dar las explicaciones verbales que quisieran.

A esos datos se les aplicó una técnica estadística de análisis factorial que sería prolijo explicar aquí pero trata de encontrar un número pequeño de grupos o tipos de entrevistados. Cada grupo se caracteriza por la presencia de un factor ausente en los otros grupos. Se intenta cubrir al mayor número posible de entrevistados con el menor número posible de factores.

Los autores encontraron que 4 factores era lo bueno (esto nos lo tenemos que creer, porque no nos enseñan los números) y con eso 89 de los 120 entrevistados pertenecerían a uno de esos 4 tipos "puros", 26 serían mezcla de varios tipos, y 5 serían gente raruna sin ninguno de los cuatro factores.

La hipótesis de los autores es que cada factor identifica un modo de lectura. Estos modos de lectura teorizados (pág. 6) son: transparente, referencial, mediado, y discursivo

Lectura transparente es entrar subjetivamente en la obra: Doraemon trata de un gato robot del futuro que viene al presente para ayudar al torpe niño Nobita a casarse con su amiga Shizuka, facilitándole asombrosas invenciones del futuro.

Lectura referencial es ver la obra en relación con nuestra experiencia del mundo real: en Doraemon aparecen multitud de aparatos físicamente imposibles o que es inverosímil que alguna vez llegaran a cumplir una función social que justificase su fabricación.

Lectura mediada sería centrarse en el carácter de objeto construido estético de la obra: los guiones de Doraemon siempre siguen el mismo esquema, (a) Nobita desea algo que podría obtener de manera noble con esfuerzo pero no quiere hacer ese esfuerzo, (b) Doraemon le proporciona un invento del futuro con el que podrá tenerlo inmediatamente, (c) Nobita hace un uso incorrecto de ese invento, con consecuencias deplorables, (d) Todo se soluciona para volver al statu quo.

Lectura discursiva sería ir al mensaje o al comentario cultural que subyace en la obra: la enorme popularidad de Doraemon está en relación directa con su carácter de sublimación de la catástrofe de Hiroshima y Nagasaki, y su insistente repetición en clave humorística de microcatástrofes cotidianas por el mal uso de la tecnología sirve como metáfora de un Japón atrapado que no consigue dejar atrás el trauma nacional de la bomba atómica.


Con esto nos hemos ahorrado 27 páginas, casi nada. A partir de aquí las páginas 28-36 son muy instructivas, ya que se describe cada tipo de espectador a través de las valoraciones que identifican a su factor y de los propios testimonios escritos de los entrevistados (esta es la parte más interesante del artículo).

En las páginas 36-39 se trata de relacionar los factores con otras variables demográficas de los entrevistados; algunas de las conclusiones no son sorprendentes, como que en el grupo de los "mediados" (por tanto, mayor atención a los aspectos técnicos de la película) hay una proporción mucho mayor de gente que vio la película en 3D. Sí es espectacular que el 83% de los "transparentes" planeaban comprarse el DVD, por un 0% de los "discursivos", aunque tampoco hay que tomárselo al pie de la letra por los problemas de representatividad de la muestra (pág. 25).

En la pág. 54 está la lista de las 32 afirmaciones usadas para el estudio.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

#66. China Miéville. Jornadas y libro

Seguro que hay aficionados a Miéville un poco rarunos que agradecen esta entrada.

(Yo cogí Embassytown, versión española; en la primera frase el tiempo verbal es incorrecto, y la segunda frase no tiene sentido gramatical alguno; por favor, traductores que no seáis de la LOGSE, ponedlo en vuestros currículos.)

Resulta que el año pasado se celebraron en el Birkbeck College (Universidad de Londres) unas jornadas dedicadas a Miéville.

Aquí tenemos una mesa redonda con John Rieder, Sherryl Vint, Caroline Bassett y Joe Sutliff Sanders, moderada por Roger Luckhurst.

Aquí, una de las charlas plenarias, por Roger Luckhurst (la otra fue de Vint pero no hay vídeo). Me fascina que esté 50 minutos leyendo un papel mientras mira para el cuello de la camisa y que sea eso lo que la audiencia considera normal. El mundo de las humanidades es como otro planeta...

Y, por si alguien tiene mucho tiempo y afición por el derecho internacional, la versión publicada de la tesis de China Miéville (casi 400 páginas).

China Miéville (2005). Between equal rights. Brill, Leiden.

lunes, 2 de septiembre de 2013

#65. David Mitchell. Artículo de Brian Finney

Esta es la resaca de la entrada anterior.


Brian Finney (2011). Perfectly plausible worlds. Los Angeles Review of Books, 31 de agosto de 2011.

WHO IS DAVID MITCHELL? His name meant little or nothing to many Americans until 2007, when Time magazine placed Mitchell 16th on its list of 100 men and women "whose talent, power and moral example is transforming the world." He was the only literary figure in the list and was credited with having "created the 21st-century novel." In fact, this kind of hype began even earlier in the States with reviewers' reception of his third novel, Cloud Atlas, in 2004. The New York Times Book Review greeted this book ecstatically: "Mitchell is, clearly, a genius. He ... can evidently do anything." Other U.S. newspapers followed suit: "An exciting, almost overwhelming masterpiece" (Washington Times); "revolutionary" (Newsday); "thrilling" (Boston Sunday Globe).

El artículo repasa las estructuras y las características comunes de las novelas de Mitchell, y discute las alabanzas y reproches que la crítica le ha hecho. Ciertamente interesante.


jueves, 29 de agosto de 2013

#64. California y ciencia-ficción en Los Angeles Review of Books

No sé si esto ya se habrá difundido por Twitter. Hace unos días, Los Angeles Review of Books dedicó una sección especial a la ciencia-ficción "y/en" California. Entre los materiales hay un artículo de Gregory Benford, una reseña de 2312 con buenas reflexiones sobre el tema de la conectividad en la novela, que no he visto en otras reseñas, y un artículo sobre los Vengadores Costa Oeste de Marvel ("Nuevos Vengadores" en los tebeos de mi infancia).

En general es algo decepcionante (en mi opinión) por dos cosas: el localismo y el tono vacuo de suplemento dominical que afectan a bastantes artículos. Si uno no sabe que "UCR" es "University of California at Riverside", en el artículo de Benford encontrará muchos más acrónimos locales. De todas formas, de casi todos los artículos se puede entresacar algún dato interesante, como que, según un estudio de 1998, en esa fecha Los Ángeles ya había sido destruida 138 veces en la ficción. Ni pensar en las que llevará ahora.

A la sección especial se puede acceder aquí:


Jonathan Alexander (2013). California in/and science fiction. Los Angeles Review of Books, 15 de agosto de 2013.


Los artículos más interesantes para no californianos me han parecido


Matthew Wolf-Meyer (2013). No superheroes in Hollywood.


Samuel Gerald Collins (2013). The networked frontier: Kim Stanley Robinson and our connected universe.


Kathi Inman Berens, Davin Heckman (2013). “Use the # & Tweet yr escape”: LA Flood as mobile dystopic fiction.


Al primer artículo pertenece este fragmento, que no imaginé en aquella época -o nunca en general- que vería en una revista "del mundo real":
In 1984, when the West Coast Avengers made their debut, superhero comics were in the early stages of radical flux. Alan Moore and Dave Gibbons’s watershed Watchmen series was still a couple of years off, but a number of significant changes were afoot. The Justice League had been recast with a group of second stringers — replacing Batman, Wonder Woman, and Superman — and relocated to Detroit. Chris Claremont and John Byrne had been working on Uncanny X-Men, and Byrne alone had been writing and drawing Fantastic Four. The idea of the crossover had just taken hold, and the preceding year had been dominated by Secret Wars, the first of these market-driven narrative events that would come to consume Marvel and DC in years to come.
Sí, eso ha sido Secret Wars reclamando atención en la esfera cultural tras haber sobrevivido tres décadas a su publicación. Ni siquiera me acuerdo de quién dibujó Secret Wars (¿Steve Leialoha? ¿O eso fue la segunda parte?).

Y ¿qué es L.A. Flood? Pues una obra "experimental" que, a partir de un esqueleto de varios textos breves, a los que se puede acceder online o vía móvil como locuciones grabadas, trata de recrear una devastadora inundación en Los Ángeles. Los lectores/escritores/protagonistas de la obra (abierta a la participación de cualquiera) la van creando a lo largo de seis días tuiteando tanto desde sus cuentas reales como desde otras creadas como personajes ficticios. Eso dio lugar a más de 500 páginas de tuits que están geolocalizados, y uno puede desplazarse a los lugares y "revivir" lo que "ocurrió" allí.

La idea de la obra de ficción interactiva que usa como soporte e infraestructura el mundo real ya lleva unos años dando vueltas, de J.J. Abrams a Nine Inch Nails. Y ahora que la idea de la falsa catástrofe retransmitida por Twitter está en el aire, me parece imposible que a no mucho tardar tuiteemos un apocalipsis zombi en Avilés o en cualquier otro sitio.

lunes, 24 de junio de 2013

#63. Fahrenheit 451, de Ray Bradbury. Microguía de lectura en vídeo

Amablemente me han enviado noticia de este vídeo sobre Fahrenheit 451, son dos minutos y medio y vale la pena verlo.

Los no muy angloparlantes pueden acceder a una transcripción del texto debajo del vídeo.

Dada la temática de la novela, es curioso que se haya elegido justo esta obra para presentarla en este formato. El propio hecho tiene un punto de meta-comentario, ¿no?

jueves, 20 de junio de 2013

#62. Inferno, de Dan Brown. Reseña de Santiago Bergantinhos

Esta es la primera reseña perteneciente al género de la novela épica. Narra la gran gesta de Santiago Bergantinhos, una persona anónima que cursó con aprovechamiento la enseñanza general obligatoria y el bachillerato unificado polivalente, por lo que tiene superpoderes tales como saber que en el siglo XIII ya no había Imperio Romano ni este estaba en Venecia. Un héroe de nuestro tiempo, vamos.

Como un Dante cualquiera, Bergantinhos se adentra en el infierno, perdón, en Inferno, atravesando sus 104 círculos o "capitulinos" para salir por el otro lado diciendo, como Gila, "Jo, me habéis matao al hijo; pero, ¿y lo que me he reído...?".

Son 134 páginas en Times New Roman de 12 puntos. Ya lo digo, pura novela épica.


Santiago Bergantinhos (2013). Inferno. La danbrowntesca exhibición de la bajeza literaria, científica y moral. La realidad estupefaciente, 5 de junio de 2013.


En ninguna otra parte encontrarás análisis de conceptos tan fascinantes como cerebelo aerodinámico a partir de herramientas teóricas ya imprescindibles como el narrador inconsciente (la versión de Dan Brown del narrador omnisciente), el bercelismo, o el capitulino supermiérder.


Y esta cita es el mejor resumen de la novela:

"—La pistola de Vayentha estaba cargada con balas de fogueo —dijo—. Y lo que ha hecho es detonar por radiocontrol una bolsa de sangre que el doctor Marconi llevaba en el pecho. Él se encuentra bien, por cierto.
Langdon cerró los ojos sin dar crédito a todo lo que estaba oyendo."

Si el propio protagonista no da crédito a las explicaciones inventadas por Dan Brown, ¿cómo se las va a creer el lector?

¡Eres un puto aficionado, Lovecraft, un inútil! ¡Tus obras no son un riesgo para la cordura ni nuestra forma de ver el mundo! ¡Dan Brown te da sopas con honda! ¡Lo lovecraftiano no tiene nada que hacer frente a lo danbrowntesco, nada! ¡Él, él sí que está escribiendo El Necronomicón, cada una de sus obras es un volumen de El Danbrownmicón, y cuando termine de escribirlo el mundo desaparecerá ahogado en sangre! ¡Moriremos todos entre horribles sufrimientos! Él, y no Dante, es el que mejor ha descrito el Infierno y las penas que en él nos aguarda. En cada círculo del Infierno sólo existe una tortura, y es leer Inferno de Dan Brown, y cuantos más pecados tengas, más veces te lo hacen leer.

lunes, 10 de junio de 2013

#61. CF mundana. Artículo de Ted Chiang

Los "mundanos" fueron un mini-movimiento probablemente ya muerto. "Literatura mundana" (mundana, por relativa al mundo) es una (¿antigua?) expresión para referirse desde el dentro a la literatura "realista" o "mimética" por oposición a la ciencia-ficción. Por tanto, la "CF mundana" pone en primer plano la tesis de que la CF ha incumplido su promesa de literatura estrictamente basada en lo científicamente plausible. Viajes por encima de la velocidad de la luz, viajes en el tiempo, superhombres de todo tipo, alteraciones de la historia, encuentros con extraterrestres, serían anomalías escapistas convertidas en la norma al pasar las décadas.

La diferencia entre la CF dura y la CF mundana está probablemente en su proyecto político, por así llamarlo. Para los mundanos, la CF debería huir de los argumentos escapistas y centrarse en tratar de delinear y dilucidar nuestros problemas del futuro inmediato. ¿Qué es más importante: que según lo que sabe la ciencia es posible que exista una partícula elemental cúbica de un metro de arista (Artefacto, de Gregory Benford) o que, según lo que lo sabe la ciencia, es posible un colapso del ecosistema terrestre en el plazo de 50 años?

El blog mundane-sf.blogspot.com, ya inactivo, dedicó bastante esfuerzo al mundanespotting, es decir, a revisar cual censores las revistas de CF para subrayar que la proporción de relatos allí publicados que incumplen el criterio de la plausibilidad científica es asombrosamente grande.

Por alguna razón, o simplemente porque el dentro es así, el mundanismo atrajo una gran controversia, totalmente desproporcionada con el volumen de obras producidas bajo su bandera. Una guía muy completa es la siguiente.


Ritch Calvin (2009). Mundane SF 101. SFRA Review 289, 13-16.


Los mundanos salieron a la luz en 2004 encabezados por Geoff Ryman. Al año siguiente aparecía Aire, causando gran confusión ya que se la esperaba como prototipo de novela mundana, una demostración de lo que podía esperarse del movimiento, cuando en realidad había sido escrita antes de la concepción del manifiesto mundano. Por ello, Ryman niega no solo que Aire fuera concebida como portaestandarte mundano, sino también que Aire sea de hecho CF mundana.

Y aquí es donde entra a dar otra vuelta de tuerca Ted Chiang, quien debe de tener un sentido del humor muy especial.


Ted Chiang (2008). Is Air mundane? Extrapolation 49, 211-213.


En esta nota, escrita en un estilo condensado similar al de sus relatos, Chiang consigue desarmar por entero el concepto de "CF mundana", criticando el presupuesto de que la herramienta para conseguir los fines de la CF mundana haya de ser, precisamente, ciencia-ficción. Aire sería un ejemplo de ciencia-ficción que, siendo lejanamente compatible con el ideario mundano, consigue sus fines a través de la incorporación de elementos fantásticos más allá de la ciencia-ficción.

Air offers a proof by example that fantasy tropes can be used to good advantage in a story about globalization and the effect of technology on the third world. I personally believe that adherence to real science is a worthy goal for sf writers, but I do not think it is either a necessary or sufficient condition for fiction that is relevant to the issues facing our world today.

lunes, 3 de junio de 2013

#60. Memorias del cerebro. Artículo de Jason Tougaw

Este artículo presumiblemente dejará pronto de estar disponible gratis, así que recomiendo a los interesados que guarden una copia si les parece.

Con la expresión "memorias de un cerebro" (brain memoirs) Tougaw se refiere a narraciones (auto-)biográficas centradas en cambios físicos o fisiológicos en el cerebro y cómo afectan a la vida del protagonista. Normalmente el foco está en una búsqueda del sentido de "qué es lo que me ha pasado", "qué soy yo y por qué tengo menos control de mi yo que el que tienen unos procesos físico-químicos en mi cerebro". El relato más conocido de este tipo de casos y que ha hecho cuña en el mundo editorial es El hombre que confundió a su mujer con un sombrero de Oliver Sacks.

El artículo es en parte artículo y en parte reseña de seis libros recientes: uno desde la perspectiva neurocientífica, uno desde la filosófica, y cuatro "memorias de un cerebro". El hilván es bastante hábil y sortea el peligro tanto de hacer un artículo-Frankenstein sobre un material tan heterogéneo como de usar los textos como mera fuente de citas sesgadas para apoyar unas tesis pre-establecidas.


Jason Tougaw (2012). Brain memoirs, neuroscience, and the self: a review article. Literature and Medicine 30, 171-192.

In 1960, twelve-year-old Howard Dully endured a transorbital lobotomy, involving the insertion of a surgical instrument through his eye socket to sever connections between his frontal cortex and the rest of his brain. In 1996, Jill Bolte Taylor, a brain anatomist, witnessed her own disorientation when she suffered a stroke one morning as she prepared to go to work. In 2004, Alix Kates Shulman awoke in the middle of the night to find her husband unconscious after having fallen from the loft bed in the remote coastal cabin she used as a writing retreat. In 2006, Siri Hustvedt felt and watched her body convulse, her arms flail, and her skin discolor while she delivered a eulogy at a memorial for her father. These shocking experiences frightened Dully, Taylor, Shulman, and Hustvedt—but they also fascinated them—because they made philosophical or abstract questions about the connections between body, mind, self, and world physically and experientially concrete. All four have written brain memoirs that document their suffering and fascination, chronicles of the push-pull between their selves and their brains.

Una de las contradicciones que se achacan a veces a la ciencia-ficción es tratar de hablar del futuro desde una concepción de "qué es ser una persona" heredada de las novelas del siglo XIX. Por tanto nunca está mal enterarse de qué es lo que se está diciendo a la altura de 2010 sobre "qué es ser una persona".